Friday, 25 May 2018

Niña prostitutas prostitución legal o ilegal

niña prostitutas prostitución legal o ilegal

Aunque en ocasiones se identifica la trata de personas con la prostitución y la explotación sexual, son conceptos diferentes: La trata es, en sus propias palabras, "todo el recorrido que lleva desde la captación hasta la explotación --sexual o laboral--, pero sin incluir la explotación"; por lo que si una persona comete trata de personas y las explota, se le imputarían dos delitos.

La trata de personas es un delito perseguido y castigado a nivel internacional. España aplica un plan específico para luchar contra ella cuando es con fines de explotación sexual , que en febrero de este año dio comienzo a su segunda fase con el aumento de la presión sobre los clientes de prostitución.

La primera fase del plan mencionado se inició en abril de y acabó con 1. Como se puede ver en la tabla, las cifras de personas identificadas como víctimas de este delito en España ha ido variando a lo largo de los años.

La mayoría de las mujeres que se prostituyen son obligadas a hacerlo por parte de mafias de trata de personas. Estas organizaciones criminales tienen como objetivo mujeres de países con dificultades económicas como Brasil, Paraguay, Nigeria, Rumanía y China. La realidad es diferente: Por ello, la Policía Nacional tiene un teléfono gratuito que no deja rastro en la factura 10 50 y un email --trata policia.

Es muy importante conocer las conexiones de la red en otros países y hablar con las autoridades de esos lugares de origen. Para algunos, la solución es sencilla: En un esfuerzo por "poner fin a la explotación de personas con fines de prostitución: En un intento para normalizar la prostitución y "sacarla a la luz", se exhorta a las mujeres para que se registren con propósitos fiscales en Holanda.

Rachel Moran describe las razones de esta situación en su libro Paid for. Si a mí se me hubiera forzado a escoger entre trabajar en secreto o ser calificada oficialmente como prostituta, hubiera hecho exactamente lo mismo. Los defensores de la prostitución dirían que sufría de los efectos negativos del 'estigma de la prostituta'. Pero no solo Holanda reconoce grandes fallas en lo que ha tratado de ser la desestigmatización de la prostitución, sacarla "a la luz" y reducir la explotación. En Nueva Zelandia, donde la prostitución y las actividades que la rodean fueron descriminalizadas en , el primer ministro John Key ha dicho que esto no ha tenido como resultado una reducción significativa en la prostitución en las calles y la prostitución infantil.

Mientras, un prestador de servicios en Victoria, Australia , donde la prostitución se legalizó en la década de , dijo que "las mujeres constantemente nos dicen que su estatus de haber sido prostitutas se usa en su contra".

Ni la legalización ni la discriminación curan la inequidad de género inherente que se da cuando un comprador adquiere el cuerpo de una mujer o de una niña. La secrecía que demandan estos compradores para ocultar el daño que hacen crea una forma de estigma especialmente devastadora: Cuando los gobiernos fallan en su intento por controlar la demanda de la industria del comercio sexual, no solo fallan en proteger a las personas que ejercen la prostitución, sino que también se benefician mediante el incremento de los impuestos que se generan de la explotación de las personas.

Al sacar la industria del comercio sexual "a la luz", los traficantes, los proxenetas, los dueños de burdeles y los compradores de sexo se benefician en esta industria multimillonaria. En un esfuerzo por priorizar los derechos humanos y la seguridad de las personas que ejercen la prostitución, Suecia, Noruega e Islandia han adoptado el Modelo Nórdico , un enfoque que criminaliza la compra de sexo, descriminaliza la venta de sexo y ofrece estrategias de salida para aquellos que son comprados.

niña prostitutas prostitución legal o ilegal

Zuliana no esta de acuerdo con un Barrio Rojo. Concuerda que primero hay que regular y legislar sobre la prostitución. La concejal afirma que la solución al comercio sexual callejero no pasa por trasladar a un solo sector a las prostitutas.

Pasa por intentar ofrecerles otras alternativas de empleabilidad, algo por lo cual ha luchado desde la agrupación Afrodita y ahora como autoridad comunal en Valparaíso, pero reconoce que también es difícil cuando muchas veces son quienes ejercen el comercio sexual, los que no quieren salir de esa actividad.

Antonella y Haly son prostitutas. Ejercen en un cabaret de la zona y tienen una visión bastante particular del tema. En ambos casos dicen, a cambio de seguridad. Por ejemplo, un servicio de sexo oral donde en un local se cobra entre 10 mil y 20 mil pesos, en la calle se puede encontrar en 5 mil.

Sin control, sin resguardo, sin seguridad. Esto mientras que por 40 mil o 50 mil pesos se puede contratar el servicio completo con una scort en un departamento privado. Antonella lleva 5 años ejerciendo el comercio sexual. Nadie en su familia sabe. Algunas dicen que cuidan enfermos de noche, otras que van de empleadas a otras ciudades. Adolfo es dueño de un cabaret. Tiene entre 10 y 15 mujeres trabajando para él y concuerda en que hablar de un Barrio Rojo es una irresponsabilidad si sólo se busca concentrar el comercio sexual callejero en un solo lugar.

Guardando las proporciones, hace la misma comparación. El comercio ambulante le hace daño al comercio establecido, en el caso del comercio sexual callejero es lo mismo, afirma. El tipo les tiene departamento, les paga gimnasio, estilistas y finalmente ellas cobran cifras altísimas donde un porcentaje queda para él y el resto para ellas.

También hay mujeres que se dedican en forma independiente a ofrecer sus servicios privados. Adolfo agrega que antes de pensar en un Barrio Rojo, hay que legislar primero para regularizar y autorizar el ejercicio real del comercio sexual en locales, establecer reglas claras. Hay que darle seguridad a los negocios y a las mujeres que allí trabajen. Recién ahí se puede eliminar o reducir al menos el comercio sexual callejero, porque me imagino -dice- que ese es el objetivo de un Barrio Rojo, de lo contrario no tiene sentido.

Una vez que eso ocurra, que esté todo regularizado, recién ahí podemos hablar de un Barrio Rojo. Cafés con piernas, bailarinas exóticas, saunas, casas de masajes, incluso restaurantes que contratan prostitutas como meseras, pero todos saben que allí hay en su mayoría, prostitutas.

Establecer un Barrio Rojo no es sólo concentrar el comercio sexual callejero en un solo lugar. Así lo plantea el ex fiscal de delitos sexuales y ahora alcalde de Los Andes, Mauricio Navarro. Porque por una parte se reconoce la actividad pero no es posible -por ejemplo- otorgar patentes comerciales a locales porque tampoco se clarifica si esto corresponde a hechos reñidos con la moral y las buenas costumbres.

Dice el alcalde y ex fiscal que si se llegara a establecer un barrio rojo, podría eventualmente generarse a través de las herramientas territoriales, la prohibición de ejercer la actividad en otro lugar que no sea el establecido para esos efectos.

En la actualidad el comercio sexual se condena cuando se generan tres factores: De este modo, defiende que "en la mayoría de sitios" el negocio del establecimiento es independiente del de la trabajadora del sexo, aunque es cierto que también los hay en los que "cobran unas comisiones a las chicas, pero eso ya sería proxenetismo". Los burdeles "se disfrazan como hostelería" , tal y como señala el profesor de Derecho Administrativo de la Universidad de Extremadura.

Estas cifras son similares a las manejadas por Anela, que calculan que en España podría haber unos 1. Aunque en ocasiones se identifica la trata de personas con la prostitución y la explotación sexual, son conceptos diferentes: La trata es, en sus propias palabras, "todo el recorrido que lleva desde la captación hasta la explotación --sexual o laboral--, pero sin incluir la explotación"; por lo que si una persona comete trata de personas y las explota, se le imputarían dos delitos.

La trata de personas es un delito perseguido y castigado a nivel internacional. España aplica un plan específico para luchar contra ella cuando es con fines de explotación sexual , que en febrero de este año dio comienzo a su segunda fase con el aumento de la presión sobre los clientes de prostitución. Por ser legal, muchas mujeres eligen [4] la prostitución como profesión.

Aunque la edad de consentimiento en Brasil son los 14 años, la prostitución es ilegal para los jóvenes menos de los 18 años The Economist, ; Mundo Cristiano, Sin embargo, sigue habiendo una cantidad inmensa de prostitutas infantiles: Aunque muchas jóvenes son traficadas, muchas también entran debido a la necesidad. Muchas veces, las madres ponen a sus hijas en la prostitución para que ganen dinero para su familia. Ya que viven en comunidades con mucha actividad sexual, ha dejado de ser una estigma tan perjudicadora Mundo Cristiano, Muchos grupos ejercen la prostitución, y como resultado se enfrentan con los problemas mencionados anteriormente.

Sin embargo, aunque los niños, hombres, travestis, etc. Esta sección explora el por qué de esta tradición. Primero, hay que tomar en cuenta las bases culturales. El machismo es un fenómeno que influye en la cultura de Brasil, como en muchos otros países del mundo. La prostitución se constituye, en parte, por la influencia de estas categorías de desigualdad.

Argumentan muchas feministas que la prostitución es una de las maneras en que una sociedad patriarcal controla a las mujeres al categorizarlas en dos grupos: Esta desigualdad sexual también se presenta en la forma de cómo son representadas las mujeres en los medios populares.

Sus fotos se compartieron en internet durante el concurso. Estas representaciones, creen muchos grupos, presentan a las mujeres como objetos sexuales Aló, ; Norrild, La prostitución también representa la desigualdad económica entre los hombres y las mujeres.

La gran mayoría de las prostitutas brasileñas dicen que empezaron a ejercer la prostitución debido a razones económicas Azeredo, ; Mundo Cristiano, Hay miles de soluciones para los problemas asociados con la prostitución. Este movimiento fue dirigido principalmente por Gabriela Leite, una ex-prostituta que estudió sociología Azeredo. La primera movilización ocurrió en cuando las prostitutas y los travestis fueron organizados por Leite para luchar contra la discriminación que estaban experimentando Davida, s.

A esta protesta le siguieron otras durante la democratización de Brasil después de las dictaduras Murray, s. Casi diez años después de la primera movilización, Leite organizó la primera Reunión Nacional de Prostitutas en , durante la cual establecieron La Red de Prostitutas Brasileñas Davida, s.

En , se fundó Davida, una organización para promover los derechos humanos de las prostitutas. Davida coordina las reuniones regionales, los centros de salud y varios otros aspectos de la Red de Prostitutas. Aunque existe Davida, la Red intenta descentralizar el poder Davida, s. Para mantener esta descentralización, la Red envía a una prostituta diferente cada año para representar el grupo durante la Conferencia Nacional sobre los Derechos Humanos en Brasilia Davida, s.

Pese a este desafío, el movimiento político ha tenido mucho éxito en ganar y asegurar protección para las prostitutas, particularmente en cuanto a la salud.